Blog

Creatividad publicitaria: siete sencillas pautas para llegar a la idea brillante

By 13 septiembre, 2016 No Comments
idea-burutu-post

La creatividad publicitaria es la clave fundamental para el desarrollo y la ejecución de una campaña. Evidentemente, antes debemos tener un briefing concreto y específico, así como una estrategia de branding bien definida, pero para lograr una campaña exitosa siempre intentamos dar con una idea creativa original y diferente. Un concepto brillante, llamativo, simple y efectivo. Ahí es nada.

En este post, queremos resumir unas dinámicas básicas (muy elementales, lo sabemos , no esperéis milagros) que llevamos a cabo para dar con las ideas creativas:

1) Estudia bien las necesidades tu cliente.

Como dice el proverbio indio: “Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas con sus mocasines“. Conoce el universo de tu cliente, sus necesidades, obligaciones, problemas, soluciones, competencia… esto te dará unas pautas muy concretas para fundamentar tu propuesta creativa y publicitaria.

2) Trabaja en equipo para enfocar el proyecto.

Crea un equipo de trabajo en el que participen personas de diversos perfiles (diseñadores, redactores, producción, administración…) y aporten su visión e ideas. Siempre de forma constructiva, positiva y abierta. Todas las ideas son bienvenidas. Más tarde escogereis entre las más adecuadas.

3) Piensa, reflexiona, vuelve a pensar… y así durante varios días.

Las buenas ideas forman parte de un proceso de reflexión. Está muy bien creer que de pronto vas a tener una cojo-idea como Isaac Newton o Steve Jobs con su manzana… pero la realidad es que para dar con una buena idea necesitas trabajar, trabajar y volver a trabajar.

4) Aprende de los demás. 

Analiza temas relacionados, estudia las ideas de la competencia,  consume productos o servicios similares. “Busque, compare y si encuentra algo mejor, cómprelo“. Tienes que conocer el producto/servicio desde la experiencia de usuario.  En resumen: haz todo lo posible para conocer una experiencia similar a la que quieres ayudar vender. Una pista: no siempre, pero a menudo, las críticas de internet son muy interesantes para ubicar un producto/servicio.

5) Sal de la oficina. Vive. Disfruta. Carpe diem.

No te obsesiones. A tod@s nos ocurre que en ocasiones un proyecto se queda en punto muerto y no logramos dar con nuestra idea brillante. Es normal, habitual, el pan nuestro de cada día. En nuestra experiencia, lo mejor es cambiar de actividad y dedicarte por unas horas al deporte, la música, la naturaleza… Rompe con la rutina, sal de la oficina. Lo bueno del trabajo creativo es que no es necesario estar delante de un escritorio 8 horas al día. Es importante saber crear espacios de creatividad y llevar la creatividad a los espacios propios. Grandes ideas han surgido en lugares curiosos como la cama, la ducha, el sofá o mientras conduces.

6) Presenta la idea con pasión e ilusión.

Es totalmente necesario que te emociones con tu trabajo para poder presentar y ejecutar bien una idea. Por expresarlo de forma más natural: “Tienes que estar enamorada/o de tu idea”.  Prepara una presentación simple, bien trabajada, explicando los conceptos de forma profesional pero entendible. Tu cliente no tiene porqué entender grandes conceptos publicitarios, comunicativos o de marketing. Se trata de que le expliques qué es lo que vais a hacer para ayudar a su empresa/entidad. No de liarle con miles de palabras acabadas en -ing para quedar de superior y demostrar que has hecho un máster. Confianza, cercanía, honestidad y profesionalidad. Hablar de persona a persona. Mirando a los ojos.

7) Confía en tu trabajo. Y si no triunfas, no pasa nada. Mañana también saldrá el sol.

Muchas ideas brillantes no se aprueban por las circunstancias. El cliente (que es el que paga y para quien trabajas) no lo ve claro, otras personas ajenas al proyecto piensan que es demasiado arriesgado, temas burocráticos impiden que se desarrolle la idea, los plazos os ahogan y el cliente opta por otra solución…son cientos los factores que pueden hacer que un proyecto se tuerza. Si lo consigues DISFRUTA de tu trabajo. Quienes trabajamos en lo que nos apasiona somos unos privilegiados. Si no lo consigues, NO PASA NADA. Siempre hay una segunda, tercera o cuarta oportunidad.

Bueno, esperamos que estos breves, humildes y sencillos consejos os diviertan y os sirvan en vuestros proyectos. Como decía Leo Burnett «El anunciante quiere ideas, necesita ideas y paga a cambio de ideas«.

Autor Burutü

Más post: Burutü

Leave a Reply